Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Pub’

Hoy voy a hablar de una taberna irlandesa que hace ya bastante tiempo que visité, y que por motivos múltiples no había metido aún en el blog.

Debido al paso del tiempo alguno de los extremos que voy a comentar puede haber cambiado, pero la experiencia en dicho local bien merece ser contada.


El pub en cuestión es O’Connor’s  y está sito en la localidad madrileña de Fuenlabrada, con una buena comunicación en cuanto a transporte.

Es un local que se abrió el 4 de Julio de 1998 y en varios extremos se nota el paso del tiempo, paredes marcadas con pintadas, techos poco pintados y suelos con un crujido que no deja de ser peculiarmente encantador.

Lo primero que podemos destacar de este local es su tamaño, es un local más que considerable, con varios agradables recovecos donde se puede degustar con más tranquilidad una guinness.

Entrando más en materia, destaca la multitud de artículos irlandeses y otros algo menos irlandeses pero igual de variados. Tenemos Dianas, billar americano con motivos celtas en uno de  sus laterales, pantalla gigante, una buena cantidad de mesas y sillas.

Pese a que cuando llegamos el local no estaba iluminado completamente, la camarera amablemente nos dejó pasar y nos sirvió un par de rondas de guinness con una calidad aceptable y un precio de 5€ (hace casi dos años), vamos lo “normal” en Madrid por esas fechas.

Si bien solo estuvimos el rato necesario para tomar un par de rondas y echar una partida de billar, el ambiente nos pareció acogedor por el local, y frio por la hora y la ausencia total de clientela. Pero a veces resulta agradable degustar unas pintas con tranquilidad y en un ambiente mas íntimo.

Considero interesante recomendar su visita, es un local que ofrece buenas alternativas de ocio y de disfrute para cualquier enamorado de este tipo de locales, no puedo hablar de lservicio cuando haya más gente, pero con nosotros si puedo decir que la camarera se comportó correctamente.
El local está en:

Calle Gerona 2
28945 Fuenlabrada, Madrid.

Teléfono y correo:

91 615 9075
Contactar vía e-mail

Horario:
Lun – Jue:    17:00 – 2:00
Vie – Sáb:    18:00 – 3:00
Dom:    17:00 – 1:00

Anuncios

Read Full Post »

Curiosamente en el caso de Madrid, la celebración de San Patricio llegó cuando llegó la cerveza. Lo cuenta Ángel Monje, propietario de La Ardosa (Colón, 13), la primera taberna madrileña que empezó a tirar Guinness en 1982. “Los dos primeros años éramos el único sitio que celebraba la festividad irlandesa en la ciudad”, asegura. “Hacíamos competiciones de Guinness, y al que era capaz de beber más cerveza le regalábamos una jarra de plata grabada con su nombre. Ahora ya simplemente ambientamos el local con música irlandesa y algo de decoración”, cuenta.

Read Full Post »

St. Patrick’s Abbey es un pub – taberna – restaurante  situado cerca de la calle Príncipe de Vergara. Es un local que cuenta con varios salones y dos barras , podemos decir que es un local amplio en donde es fácil encontrar “tu sitio”, en una zona más bulliciosa o más apartada, según te apetezca en cada momento.

Según mad Restaurantes, sus platos estrella son:
Patatas Abbey (patatas panaderas con huevo revuelto, setas y jamón ibérico). Patés. Quesos. Chuletón irlandés a la parilla. Merluza en salsa verde con almejas y gambas. revuelto de pisto manchego con patatas paja y delicias de solomillo ibérico.
Comida: Ensaladas. Carnes. Bocadillos. Hamburguesas. Pizzería. Italiana.

El ambiente es bastante diverso, con gente de la zona y algún que otro visitante, en general es un ambiente jóven y bastante agradable.


El servicio fue bueno, con un camarero muy majo y atento (influyó algo el hecho de que una amiga era de El Salvador y el camarero también).

La pinta de guinness, bien tirada el día que fuimos, tiene un precio de 5,80 €, que es más elevado de lo normal en Madrid, vamos que no es un local económico, pero para tomar una pinta tranquila yo si lo recomiendo.


Metro: Colombia (L8-L9).

Dirección: Calle de Puerto Rico, 35 (Madrid).
Zona: Chamartín .
Teléfono: 91 359 90 00
Abierto: De lunes a domingo de 12-3h.

*Las fotos, aunque no demasiado buenas las saqué el día de Halloween de ahí el ambiente del local.

Read Full Post »

Desde Press Europ traducen el siguiente artículo de The Irish Times, que considero interesante para que lo leais:

El pub, antes la principal atracción de Irlanda, está sufriendo un repentino declive, con el cierre de un establecimiento cada dos días. Pero según informa el diario Irish Times, la recesión no es la única culpable, puesto que también se trata de un cambio cultural. Extractos.
Paul Cullen


No hace mucho tiempo, la sociedad era esclava del pub. Las celebraciones de cumpleaños, comuniones o funerales al final acababan teniendo lugar en sus interiores oscuros. Se enviaba a los miembros de las familias a sacar de los locales a los bebedores reacios. De camino al trabajo, los más madrugadores se unían a los que salían toda la noche. La gente alardeaba de haber estado encerrada en salas pequeñas y húmedas durante toda la noche con grifos de cerveza.

Ahora, los pubs están cerrando a un ritmo de un local cada dos días, más de 1.100 desde 2005. Su declive se ha citado como otro ejemplo más de la decadencia rural, pero están echando el cierre los pubs de todas las áreas y de todos los tipos.

Para explicar el hundimiento del sector se han expuesto varios motivos. Durante gran parte de la década pasada, los dueños de los locales se quejaban por la prohibición de fumar y los cambios en las leyes sobre la conducción bajo los efectos del alcohol. Pero estos cambios se produjeron hace ya un tiempo, la prohibición de fumar comenzó a aplicarse en 2004 y los primeros cambios en las leyes sobre la conducción bajo los efectos del alcohol datan de la introducción de las pruebas aleatorias de alcoholemia en 2003.
Búsqueda de otros lugares de ocio

Otros afirman que está sucediendo algo más general: un cambio radical en nuestro modo de vida y, en especial, en cómo pasamos nuestro tiempo libre. “Parece que se está produciendo un cambio fundamental en el estilo de vida”, afirma Mary Lambkin, catedrática de márketing en el University College Dublin. “A medida que las personas se hacían más ricas y más sofisticadas, no estaban dispuestas a seguir sentándose en un pub sucio. La gente más joven en particular buscaba lugares más nuevos, más luminosos y más modernos en los que reunirse”.

Aunque reconoce la importancia de los pubs para el turismo y la existencia de establecimientos de calidad, es implacable con sus críticas. “Siguen existiendo pubs anodinos que no tienen nada especial que ofrecer. Muchos, con sus interiores oscuros y deprimentes y con sus barras mugrientas parece que no se han renovado desde 1954. Estos lugares no van a sobrevivir a la recesión y probablemente no merezcan sobrevivir”.

Los dueños de los locales advierten cambios tanto culturales como económicos. “La gente tenía mucho dinero y poco tiempo; ahora no tienen dinero y siguen sin tener tiempo”, comenta Padraig Cribben, director ejecutivo de la Vintners’ Federation of Ireland, que representa a 4.500 dueños de bares en el país.

Comenta que a muchos de sus miembros no les merece la pena abrir cuando no son horas punta. “Se ha convertido en un sector a tiempo parcial, un poco como la agricultura hace 20 años. Algunos pubs permanecen cerrados hasta las ocho de la tarde, o hasta el miércoles”.
Sólo se sale el sábado

Geraldine Lynch, dueña de segunda generación del Cuckoo’s Nest en Tallaght, ha visto cómo el negocio entre semana ha descendido dos tercios como consecuencia de la recesión y otros factores. Pero al menos era algo predecible y podía tratarse con un mayor control en la gestión.

Y entonces comenzó a ocurrir algo alarmante: los fines de semana se acortaban. “Cuando era más joven, el fin de semana empezaba el jueves por la noche, pero la recesión ha acabado con eso”, comenta. “Y luego también empezó a descender la actividad el viernes. La gente venía después de trabajar, se quedaban para tomarse una cerveza y desaparecían”. Se acabó ese gran deseo de que llegara al viernes para salir y divertirse.

Lynch ve clientes con vidas cada vez más ocupadas, para los que el sábado es su único día libre de la semana. El sábado por la mañana lo dedican a actividades familiares o a correr, por lo que el viernes ahora es una noche para quedarse en casa.

A principios de este mes, un administrador judicial asumió el control del pub Co Roscommon, de Colman Byrne en Ballaghaderreen, poniendo así fin a la lucha de seis años de Byrne por mantener el negocio a flote. El negocio fue tirando antes de caer en picado por una serie de razones. La recesión y la emigración fueron algunos de estos factores, pero también hubo objeciones por parte de los vecinos a las licencias nocturnas, acabando así con el crucial negocio del sábado por la noche.
La sociabilidad desaparece lentamente

Pero además de los factores económicos, Byrne reconoció el mismo cambio cultural observado por los demás. “Ese elemento del carácter irlandés, la sociabilidad, está desapareciendo lentamente. La gente ya no sigue esa costumbre social como antes”.

Byrne afirma que en lugar de los clientes habituales que conversaban en el bar sobre asuntos locales, sus clientes eran más bien “gente joven que se ponía hasta las cejas de vodka y cervezas baratas en casa”. Algunos de los que lograban llegar al pub lo hacían con botellas pequeñas de alcohol pegadas a los muslos.

Conor Kenny también cuestiona nuestro concepto sobre nosotros mismos de ser personas sociables a las que nos gusta la compañía. “La generación a partir de 26 años y menos es totalmente distinta a las de antes”.

El resultado, afirma, es una generación con pocas ganas de pasar una noche tranquila, sentada en un pub. Según Kenny, trabajan mucho, beben mucho y salen a la hora a la que sus padres podrían haber regresado a casa para dormir.

Este es el otro gran cambio que afecta al sector del pub. El consumo de alcohol ha descendido alrededor de una quinta parte en una década, pero sigue desempeñando una función crucial en la vida irlandesa. El problema para los dueños de los bares es que cada vez se consume más alcohol en casa y no en lugares con licencia.
Reinventarse de cara a la comunidad

Según una investigación de Drinks Industry Group Ireland, hace una década, hasta el 80 por ciento del alcohol se vendía en los pubs y bares; actualmente, representa menos de la mitad de todas las ventas. Al anularse en 2006 la prohibición de la venta por debajo del coste, los supermercados se convirtieron en almacenes de bebidas y utilizaban el alcohol como reclamo para atraer a los compradores. “Se produjo una explosión en la oferta y un hundimiento del precio”, afirma Donall O’Keefe, director ejecutivo de Licensed Vintners’ Association, que representa a los dueños de pubs de Dublín.

De este modo, si bien el pub fue antes una institución bien definida, con un lugar central en la comunidad, hoy ha perdido su finalidad. Kenny afirma que el reto para los dueños es volver a ser importantes para la comunidad. “Se trata de reinventarse, de buscar los fundamentos. Los pubs no han sabido crear un mercado ni destacar puntos de diferenciación. Durante la era del Tigre Celta, ganaban dinero fácilmente y se olvidaron de salir y venderse a los clientes”.

Lambkin prevé más cierres y una oleada de consolidación mientras se produce una versión económica de la supervivencia del que posea mayor capacidad de adaptación. “Todas las poblaciones tienen un pub que destaca entre el resto. Sigue siendo un negocio viable para los buenos, que son los que lograrán sobrevivir”.

Read Full Post »

Hoy voy a comentar mi experiencia en La Jarra y la Pipa, una taberna a medias entre lo irandés y lo convencional, aunque ciertamente si no fuera por la fiesta de Guinness, puede pasar por un local convencional. El caso es que fuimos a una fiesta “Pre St.Patrick”.

1. El local – De un tamaño pequeño pero bien aprovechado, la decoración adecuada pero que no trata de ambientar una taberna de estilo irlandés.

2. El servicio – Los camareros sirven con rapidez, pero al menos el que me atendió a mi, parece que me perdonaba la vida, serio, educado, pero ciertamente con una cara de pocos amigos que tiraba un poco para atrás.

3. La bebida – Pues bueno, la Guinness bien tirada y con buena consistencia, el precio, el que viene siendo habitual por Madrid, 5 euros.

La parte positiva, en esta ocasión fue el regalo de un vaso de media pinta por cada Guinness consumida, daban opción también de camiseta, pero nos decantamos por el vaso, que está bastante bien.

En resumen, un local para tomar una cerveza, ver un poco la tele (había fútbol internacional) y marchar a otro lado, no tengo nada negativo que decir, pero tampoco nada especialmente positivo, me ha dejado frio.

Read Full Post »

El fin de semana fuimos dispuestos a conocer un nuevo ‘pub irlandés’, en elste caso el turno era para The Clover. Ciertamente ibamos allí por una promoción Pre-St.Patrick, pero llegamos tarde.

Pese a no poder conseguir nuestro vaso de media pinta (el vaso de cristal) tengo que decir que el sitio me gustó, un local pequeño pero bien diseñado y con un ambiente majo.

1.El local- La parte negativa es que está en Herrera Oria, esto es, alejado del centro y salvo para los que viven cerca, el local no está muy a mano que digamos. Lo positivo, la decoración, ajustada sin excesos,  solo sobraba en mi opinión, el anuncio luminoso de Coronita.

Como ya he dicho es un local pequeño pero bien aprovechado, mesas barras para buscar tu sitio, en fin, un local majo, con un ambiente de barrio y dado que el local estaba lleno, tengo que decir que se notaba un excesivo calor.

2.El servicio- Tengo que decir que el chico que nos atendió fue encantador, ‘disculpandose’ por no tener ya vasos (de la promoción) y siempre con una sonrisa, se agradece. La pinta bien tirada, de buen sabor y con una sola pega, estaba poco fria, tal vez sería por algún cambio de barril, pero el caso es que le faltaba un punto de frescor.

3. Los precios- Digno de mención es el precio de la pinta, 4.50 € algo ya casi imposible en Madrid, un punto muy positivo para el local. Para los que gusten del Jameson o de la Beefeater, había una promoción de 5€ por copa.

4. Comida- No tomamos nada de comer, pero me fije en algunos platos de pizza que circulaban, y al menos la pinta era muy buena.

En resúmen, un local recomendable por su servicio, su calidad y su precio, la pega, que está algo lejos…pero el que algo quiere, algo le cuesta.

 

Situación:

The Clover, C/Fermín Caballero, 11. (Madrid)

Metro Herrera Oria.

Read Full Post »

Hoy os voy a hablar de otro pub que tiene el label de ‘Guinness Official Irish Pub’, The Handyman Tavern (I).  Allí podrás en ocasiones escuchar música en directo, según tengo entendido aunque no confirmado in situ, disfrutar de una cocina bastante buena (menú del día 10 euros y la pinta te sale a 2,50 -te cobran la mitad-)  y de la retransmisión de eventos deportivos.

El servicio es bueno y rápido, aunque fuimos en un día de muy poca afluencia de público y eso influye. Sobre todo quiero destacar la amabilidad del camarero que nos sirvió, un amigo es celíaco y el camarero en todo momento estuvo atento de que los platos no solo fuesen aptos sino que también estuviesen a su gusto, la pena, ya os imaginareis, no puede tomar cerveza.

La pinta, bastante bien tirada, sin ser de una calidad extraordinaria, se deja beber, el precio, pues como va siendo triste costumbre, cinco eurazos, que con la crísis duelen aún más en el bolsillo.

Y el ambiente del local y la decoración, muy buenos ambos. Ciertamente el ambiente recargado de la decoración ya se sabe que no se corresponde a los pubs irlandeses de la isla esmeralda, pero sí creo que cumplen las expectativas de las ‘tabernas irlandesas del estado español’, y destaco los detalles de los cuadros de la declaración de la república irlandesa y de los firmantes del gobierno provisional.

Sinceramente, un local que recomiendo visitar.

Dirección:

Calle de Torquemada, 3
Hortaleza/carretera de canillas

*Las fotos como podréis apreciar son de dos días diferentes, uno de ellos en pleno Halloween, de ahí su decoración, bastante lograda por cierto.

Read Full Post »

Older Posts »